Top
Image Alt

Cuatro semanas con los wawachas

Cuatro semanas con los wawachas

Itziar con una de las niñas del proyecto.

Itziar acaba de regresar de su primer voluntariado fuera de España y su experiencia se puede resumir en una sola palabra: “aprender”. Ha colaborado durante un mes con los niños y niñas más pequeños (los “wawachas”) de la escuelita solidaria de Cusco, Perú. Y le ha gustado tanto que ya está pensando en su siguiente viaje solidario.

¿Por qué elegiste Perú?

A la hora de elegir destino, no lo tenía nada claro. Dudaba entre Kenia, India, México, etc. Pero Almu de Tumaini me aconsejó ir a Perú, ya que era el proyecto más adecuado para un primer viaje a un país del Sur. Decidí hacerle caso.

¿La experiencia ha sido como te esperabas?

¡Ha sido mejor! Todo lo que he aprendido y vivido ha superado todas mis expectativas. Ha sido genial.

¿Cómo era tu día a día en el proyecto?

Mi día empezaba muy pronto, sobre las 6:30 de la mañana, ya que yo colaboraba tanto en el turno de mañana como en el de tarde. Sobre las 8:15 h ., después de desayunar, los voluntarios y voluntarias íbamos juntos a la escuela, donde nos esperaba Lado, la coordinadora. Sobre las 8:30 empezaban a llegar los niños y niñas, siempre sonriendo y alguno venía desayunando 🙂

Entre juegos, tareas, música y el “círculo del amor” (un espacio donde pequeños y voluntarios expresan sus sentimientos sobre temas sociales que les afectan en su día a día), la mañana se pasaba muy rápido. Terminábamos hacia las 12 del mediodía.

Por la tarde, el horario de voluntariado es de 15 a 19 h. pero los que ya habíamos ido a la mañana podíamos entrar a partir de las 17 h. (así podíamos descansar y comer tranquilamente). En este turno, venían muchos más niños y más voluntarios y voluntarias. Tuve la enorme suerte de estar las cuatro semanas con el grupo de los wawachas, los más pequeños de la escuela (unos 5 – 6 años). ¡Aunque no paran quietos ni un segundo!

Itziar ayudando a pintar la escuelita de Cusco.

¿Qué actividades has realizado con los niños y niñas?

Jugar, pintar, bailar, jugar al pinki (futbolín), fútbol, pintar las caras…

¿Hay alguna historia de algún niño o niña que se te haya quedado en la memoria?

Casi todos  viven situaciones familiares bastante duras y complicadas. Pero recuerdo una historia, la de una niña de 8 años. Su padre les abandonó hace años y su madre era alcohólica. Ella no tenía hermanos pero se las arreglaba para salir adelante. Una vez, me reveló su sueño: «Profe, mi sueño es que mi madre deje de beber y esté conmigo».

Pero, a pesar de todo lo que los niños y niñas vivían en sus casas, siempre tenían algo bueno que decir a los demás, siempre. El viernes era día de despedidas de las personas voluntarias que regresaban a sus países. Los y las peques lloraban mucho y decían cosas muy bonitas a los profes que ya no iban a estar más. Me encantó.

Juegos y música fueron algunas de las actividades.

¿Cómo ha sido tu relación con el resto de voluntarios y voluntarias?

Ha sido increíble. Eran personas muy sociables que enseguida se acercaban a saludar y a conversar. Aprendí mucho de todos y todas. Siempre que podíamos, ¡nos íbamos de excursión todos juntos!

¿Qué es lo que más te ha gustado de la experiencia?

Compartir mi tiempo y ganas con los niños y niñas y con el resto de personas voluntarias. Además, este voluntariado me ha permitido aprender de Perú, de su cultura y gente. Me quedo con eso, con APRENDER de todo lo que me rodeaba, de la gente que estaba conmigo, de la comida, de las excursiones…

Itziar con algunos de sus compañeros y compañeras voluntarios.

¿Cómo valoras la atención de Tumaini?

Han estado muy pendientes de toda mi estancia y también estuvieron muy atentas los meses antes del viaje, durante los preparativos.

¿Qué tal tu coordinador en el centro? ¿Te ha ayudado y resuelto dudas?

He tenido la oportunidad de estar con los dos coordinadores. Hacen un trabajo difícil y complicado, pero lo hacen muy bien y ayudan en todo lo que pueden.

¿Volverías a hacer un viaje solidario?

Sin dudarlo, ¡ya estoy pensando en el siguiente!

Itziar y su compañera Garazi grabaron este vídeo desde Cusco, donde explican cómo fue su experiencia.


Itziar viajó a Cusco durante junio de 2017.

Post a Comment