Top
Image Alt

India

Descubre India

El color luminoso de los saris, las especias y las guirnaldas. El aire fresco que llena los pulmones con la pureza de los Himalayas. Los templos, el río Ganges y los enormes y risueños ojos de la gente. Caos, sorpresa, espiritualidad, música… ¡todo eso y mucho más es India!

¿Por qué nos gusta India?

Porque nunca un país nos ha hecho vivir una experiencia tan impactante, tierna y emotiva. Y porque es tan grande y variado que recorrerlo es toda una aventura. En el norte, encontramos McLeod Ganj, una pequeña ciudad tibetana a los pies del Himalaya que da refugio al Dalai Lama. En el este, la ciudad sagrada de Varanasi nos invita a pasar horas observando la vida a los pies del Ganjes: mujeres lavando saris, sadhus (ascentas) meditando, vacas, niños y niñas jugando, jóvenes haciendo flotar en el río sus velas y flores como ofrenda… Una, al menos una vez en la vida, ¡tienes que vivirlo!

¿Qué les ocurre a los refugiados tibetanos en India?

En 1959, el partido comunista chino ocupó ilegalmente Tibet bajo el pretexto de “terminar con el abuso extremo de un sistema feudal”. El líder político y espiritual tibetano, el Dalai Lama, tuvo que huir hasta el norte de India, donde sigue refugiado hoy. Tras él, miles de tibetanos huyeron a pie en un arriesgado viaje a través de los Himalayas. ¡Ya son 15.000! Hambre, frío, heridas y miedo, mucho miedo, les acompañan hasta llegar a McLeod Ganj. Una vez en India, necesitan ayuda para empezar de cero.

 

Tras haber sufrido persecución por parte del gobierno Chino y un largo y duro viaje, los refugiados tibetanos se enfrentan a varios obstáculos en India. Primero, no conocen a nadie ni saben inglés, por lo que pueden caer en el aislamiento. Segundo, no tienen trabajo ni apenas oportunidades, ya que no dominan el idioma ni tienen habilidades que el mercado laboral les pide. Por último, al vivir lejos de su país, sienten que pierden su cultura y costumbres.

 

En McLeod Ganj, Tumaini colabora con dos proyectos que tienen como objetivo ayudar a los refugiados tibetanos a construir su nueva vida en India:

●      El primero ofrece formación para adultos: clases de idiomas, preparación de CV, educación sanitaria, etc. Además, cuenta con un programa para la protección y difusión de la cultura tibetana, que incluye exhibiciones de música y danza, y charlas sobre la filosofía budista. Cuenta con más de 200 alumnos.

●      El segundo es una guardería solidaria para niños y niñas menores de 3 años. En ella, cuidan y educan a los menores para que sus padres puedan trabajar. Más de 40 niños y niñas se benefician de la ONG.

¿Cómo viven las mujeres en Varanasi?

No es fácil ser mujer en India. Según  UNICEF,  existe  un  56%  de  casos  de  matrimonio  precoz en  la  India  rural  y  un 29%  en  el  área  urbana. A  pesar  que  la  dote  está  prohibida  desde  1961,  la  realidad  demuestra  que  sigue  siendo mayoritaria, por lo que la mujer se convierte en un bien económico y queda sometida a las decisiones de sus maridos, afirma la Fundación Vicente Ferrer en otro informe. Según Amnistía Internacional, en 2016 se registraron más de 338.000 delitos contra mujeres, incluidos 110.000 casos de violencia a manos de sus esposos y familiares. A esas terribles situaciones debemos sumarles otras pequeñas injusticias. A menudo, tienen que dejar los estudios, se les prohíbe salir solas y está mal visto que tengan amigas, hagan deporte o bailen.

 

En Varanasi, la pequeña ONG con la que colaboramos ofrece formación y trabajo en un taller de Comercio Justo a mujeres de castas bajas y con pocos recursos. Elaboran ropa y complementos que se venden en una tienda en el centro turístico de la ciudad. Mientras trabajan, sus hijos e hijas asisten a una pequeña escuela donde se les da clases de yoga, matemáticas, inglés, música y danza. El proyecto permite a estas mujeres tener un trabajo digno e independencia económica.

CAPITAL: Nueva Delhi
POBLACIÓN:  1.3.1 Millones
USO HORARIO: IST (UTC +5:30)
MONEDA: Rupia india
LENGUAS OFICIALES: Hindi e inglés

Proyectos relacionados