Top
Image Alt

María José en India: “Los nervios se desvanecieron enseguida”

María José en India: “Los nervios se desvanecieron enseguida”

María José junto a varios alumnos de la ONG
María José junto a varios alumnos de la ONG

Si tuviera que quedarse con algo de su viaje, Mª José lo tendría claro: “me ha encantado conocer la forma de vida y de pensar de los tibetanos”. En noviembre, esta barcelonesa colaboró durante 15 días en McLeod Gang dando clases de inglés a refugiados tibetanos que han huido del horror. “Me alegro de que existan ONG como Tumaini. Es importante conocer la realidad de estos lugares y colaborar. A veces estamos demasiados metidos en «nuestra burbuja»”, explica.

¿Cómo es un día cualquiera para una persona voluntaria en el proyecto?

Los voluntarios y voluntarias dábamos clases de inglés durante dos horas al día: a las 11 h, a personas con un nivel más bajo; y a las 17 h a refugiados que ya se manejan con este idioma. La coordinadora del proyecto creaba un calendario con los temas a tratar cada día. Eso nos permitía prepararnos las clases. Después, algunos voluntarios y voluntarias nos juntábamos para tomar café o té, cenar o hacer alguna actividad. Conocí a gente de muchos países, ¡eso me permitió aprender mucho de otros lugares!

Además, muchos voluntarios y voluntarias repartíamos flyers del espectáculo de música, baile y cultura tibetana que se hacía en el proyecto cada jueves. Me encontré con varias personas a las que les encantó esta ONG; ¡incluso algunos hablaron con el coordinador porque querían colaborar!

Los voluntarios y voluntarias dan clase de conversación a los refugiados tibetanos
Los voluntarios y voluntarias dan clases de conversación a los refugiados

¿Qué te ha gustado más de la experiencia?

Conocer la forma de ver la vida de los tibetanos. Tienen creencias firmes, un carácter muy amable y una visión sobre la vida muy pacífica. Ven el lado positivo de las cosas, aunque hayan pasado por situaciones duras y difíciles. Les motiva mucho aprender inglés y son muy constantes en ello.

 

¿Y lo que menos?

Me alojé en la ONG porque quería colaborar económicamente con la causa, ¡pero la habitación era bastante fría! Además, justo enfrente había una discoteca con música muy alta hasta las 23.30 h, así que era difícil dormir hasta que no cerraban. Pero estas dos cosas no me impidieron tener una experiencia increíble en India, ¡los considero inconvenientes menores! La habitación tenía unas vistas impresionantes a la montaña, lo que hacía que me despertara cada día de muy buen humor.

La ONG ofrece un espectáculo de música y danza cada jueves. ¿Crees que es una buena forma de dar a conocer la cultura tibetana?

¡Me pareció muy interesante! Yeshi, el responsable del proyecto, cuenta brevemente la historia del Tíbet y luego hay varios espectáculos de danza e instrumentos tibetanos. Al final del show Yeshi nos enseñó un par de bailes típicos a todo el grupo, ¡fue muy divertido!

 

Si alguien tuviera dudas a la hora de realizar un viaje solidario a India ¿qué le dirías?

Que siguiese su deseo de hacer este viaje a India y se olvidase de los miedos. McLeod Ganj es una ciudad muy segura, llena de espiritualidad y mucho por ver ha hacer. Se puede disfrutar de la tranquilidad de la naturaleza a pocos kilómetros de esta ciudad y también tiene cerca templos espectaculares.
Mª José con otros voluntarios en India.
Mª José con otros voluntarios en India.

También colaboraste un par de días en la limpieza de espacios naturales. ¿Cómo fue la experiencia?

¡Bien! Se trata de una ruta de senderismo donde, además de caminar, íbamos recogiendo residuos. Conocí a gente muy interesante, preocupada por el medio ambiente en India y por concienciar a la población de su cuidado. Durante la ruta se charla con gente de otros lugares ¡y esto resulta muy enriquecedor!

 

¿Crees que las personas que visitan la zona tienen cuidado con el  medio ambiente?

Se ven muchos residuos tanto en zonas urbanas como en zonas verdes y esto da mucha pena.

 

¿Te esperabas así el viaje? ¿Cumplió tus expectativas?

No me imaginaba cómo iban a ser las clases y reconozco que llegué con algo de miedo. Me gustó el formato de hablar de un tema distinto cada día porque, además de practicar inglés, yo aprendía sobre  la visión de la vida de los tibetanos. ¡Los nervios se desvanecieron enseguida al ver la amabilidad de la gente del Tíbet!

Mª José en el proyecto de senderismo y recogida de residuos
Mª José en el proyecto de senderismo y recogida de residuos.

Post a Comment