Top
Image Alt

10 artilugios imprescindibles en tu mochila solidaria

10 artilugios imprescindibles en tu mochila solidaria

Lucas muy bien equipado en su viaje solidario a Perú.

Ha llegado el día de partir y lo tienes todo preparado: ropa, neceser, calzado… Estás a punto de cerrar tu mochila o maleta, pero, ¡para un momento! ¿De verdad llevas todo lo necesario para vivir al máximo tu viaje solidario? Repasa esta lista de pequeños artilugios que te harán la vida más fácil en el camino. Nosotras ya no podemos viajar sin ellos 🙂

Frontal: en un primer momento te parecerá innecesario, y hasta un poco ridículo: “¿para qué quiero un frontal? ¡Ni que fuera a hacer trekking por la noche!”, estarás pensando. Pero te aseguramos que va a ser tu mejor compañero de viaje: lo usarás cuando quieras leer por la noche sin molestar al resto de personas que duermen en tu habitación; o cuando tengas que caminar en lugares poco iluminados y vayas demasiado cargado o cargada como para llevar la linterna en la mano. Es útil y cómodo.

Navaja: la usarás en todas tus excursiones: para hacer bocatas, pelar esa fruta tan apetecible, o incluso para cortar cuerdas o otros utensilios que puedas utilizar. Imprescindible.

Aunque viajes a ciudad, seguro que puedes hacer excursiones en la naturaleza.

Neceser colgante: mucho mejor que el de toda la vida. En los baños de muchos alojamientos no siempre hay espacio para apoyar el neceser (o no está todo lo limpio que te gustaría). Con un neceser colgante tendrás todas tus cosas más ordenadas, más a mano, no las perderás y tardarás mucho menos en recoger.

Toalla de microfibra: muchas veces dejamos nuestro alojamiento por la mañana, justo después de ducharnos. Metemos la toalla mojada en la maleta o mochila y, cuando la volvemos a abrir, sigue igual de mojada… Para evitarlo, usa toallas de microfibra. Se secan en unos minutos y además ocupan y pesan mucho menos.

Riñonera interior: aunque te parezca innecesaria porque vas a un sitio seguro, te la recomendamos 100%. Tendrás tus documentos, dinero y tarjetas protegidos y a mano. Evita robos y despistes, ya que en todo momento sabrás dónde tienes tus cosas más importantes. Además, en seguida te acostumbras a llevarla. Al volver del viaje, la echarás de menos 🙂

Joan en Tailandia con su mochila pequeña, muy útil para usar a diario.

Mochila pequeña: la necesitarás casi cada día, tanto si vas a hacer excursiones por la naturaleza o a recorrer ciudades, para llevar una chaqueta, la comida, agua, etc. Asegúrate de que es cómoda, ya que la cargarás durante horas. ¡Tu espalda lo agradecerá!

Saco sábana: si viajas en verano o a un país tropical lo creerás innecesario, pero te equivocas. Aunque haga calor, este saco, que suele ser de algodón fino, te permitirá dormir en trenes, tiendas de campaña o alojamientos aunque no estén tan limpios como te gustaría. Con tu saco, te sentirás como si estuvieras en tu cama.

Rebeca en Nepal con una mochila grande y otra pequeña para el día a día. 


Pastilla de jabón y jabonera: olvídate de los geles que se gastan enseguida y pesan muchísimo. Un buen jabón te durará semanas y, si es bueno, podrás usarlo tanto para cuerpo como para el pelo, por lo que te ahorrarás bastante espacio en tu mochila.

Pañuelo de tela: quizás te sientes como si volvieras al pasado, pero puede ser muy útil: para secarte, si sudas mucho, si te manchas o se mancha algo, si estás resfriado o resfriada… Puedes lavarlo fácilmente y te evitarás estar comprando clínex continuamente.

Botella de agua: puede ser con filtro para poder beber el agua del grifo y evitar consumir demasiados plásticos. En los países donde no sea recomendable beber agua del grifo (aunque tengamos filtro), podemos usarlas igualmente si viajamos en grupo: en lugar de comprar 4 botellas de agua pequeñas, por ejemplo, podéis comprar una grande para todxs y rellenar las botellas reutilizables. Cuanto menos plástico uséis, mejor.

Si lo tienes todo, ya puedes cerrar la maleta. ¡Disfruta tu viaje!

Si viajas a la selva, como Cris, ¡tu mochila tiene que estar bien preparada!

Post a Comment