Top
Image Alt

Experiencia de Emma en India: «Poder vivir entre ellos como una más»

Experiencia de Emma en India: «Poder vivir entre ellos como una más»

Emma ha estado casi tres meses colaborando en los dos proyectos con los que colaboramos en India y que trabajan con refugiados tibetanos. Nos ha contado su experiencia de una forma muy especial.

En su clase de yoga diaria

Hasta ahora, es la persona que más tiempo ha estado en los proyectos con los que colabora Tumaini. Por esto mismo, hemos querido empezar con su experiencia y compartir cómo fue su evolución en esos meses.

Colaboró en Rogpa, ayudando en el cuidado de los niños y niñas que acuden a la guardería y en Tibet World dando clases de yoga y apoyando en diversas actividades de la organización. 

 

 

El primer mes: quiero salvar al mundo


Aterrizaje con escudo y espada… Pensamos que vivimos en un país de mente abierta y cuando llegamos a un lugar como es Mcleod te das cuenta cuan equivocados estamos. Nos cerramos intentando imponer nuestras normas y costumbres porque pensamos que eso es lo correcto y lo que se debe de hacer y no atendemos a lo que está sucediendo a nuestro alrededor.

Pensamos que nuestra presencia es imprescindible y actuamos como tal desperdiciando energía allí por donde pasas, como si de fuegos artificiales se tratase…


Segundo mes: el mundo me salva a mí…

Poco a poco…la energía desperdiciada se paga cara…¿Qué pueden vivir sin ti!!????!!!!!!!! Cómo no chica….como no!!!!!! Lo han hecho durante toda la vida…cómo es el EGO… 

Emma en uno de los templos de McLeod

Que buena cura es el viajar sola y darte cuenta de que tu mundo es un mundo muy pequeño y que a nadie de ahí les importa ni tus normas, ni tus reglas…no impuestas, no obligadas, no «porque sí»…y te das cuenta también de que hay más mundos que giran y que viven en el mismo que el tuyo y que funcionan, incluso mejor que el tuyo…. SE ME HABÍAN OLVIDADO TANTAS COSAS, PERO YA EMPIEZO A RECORDAR…

 

Tercer mes: be water…


Todo gira en el mismo sentido , todo habla el mismo lenguaje…me muevo como si estuviese en el agua, ligera, despacio y casi sin hacer ruido…empiezo a entender y dejar de hablar para tan solo observar. 

Una de la calles de McLeod

Me gusta estar entre ellos sin que se den cuenta, ya no me miran ni me preguntan, asisten a clase y ya no hay diferencia entre túnicas rojas o naranjas, pañuelos en el pelo o al cuello, pantalones largos o cortos. Solo quieren aprender y no sienten ya curiosidad.


Mi resumen del viaje: La gente de Mcleod es aire, su forma de entender la vida es viento, nosotros somos tierra…esa es mi sensación…llevé sabor de tierra en mi boca y ahora traigo mi cuerpo lleno de aire….

Emma

 

 

Post a Comment