Top
Image Alt

Daniel en Iquitos: “Te das cuenta de lo poco que te hace falta para ser feliz”

Daniel en Iquitos: “Te das cuenta de lo poco que te hace falta para ser feliz”

Daniel en su viaje solidario a Iquitos, en Perú
Daniel en su viaje solidario a Iquitos, en Perú

“No es fácil describir con palabras lo que sientes en una zona del mundo increíble y con unas personas que te dan todo”. Con solo una frase, Daniel nos cuenta cómo fue su viaje solidario a Iquitos, Perú. Desde pequeño siempre había soñado con ir a la selva, pero conocerla de la mano de los niños y niñas del proyecto “es increíble”.

No ha sido tu primer viaje de este estilo ¿qué diferencias viste con otros que habías hecho?

Desde el momento que llegue al pueblo de Santa Clara me sorprendió el cariño que recibí de todos los vecinos y vecinas. Aquella tarde, los niños ya me recibieron con un balón y me invitaron a jugar a fútbol. !Siempre están dispuestos a compartir todo! Me parece un voluntariado completo porque además de ayudar y colaborar, te permite adentrarte de lleno en la cultura.

¿Cómo era un día cualquiera en el proyecto?

Por las mañanas disfrutábamos de tiempo libre para adentrarnos en la cultura, conocer la selva y la maravillosa gente de Santa Clara. Por las tardes organizábamos talleres, juegos y actividades con los niños y niñas.

Daniel jugando al fútbol con los niños y niñas del proyecto.
Daniel jugando al fútbol con los niños y niñas del proyecto.

 

¿Crees que el proyecto ayuda a la población de Santa Clara? Si es que sí, ¿de qué forma?

Creo que ayuda a enriquecer a su gente porque son gente abierta y simpática. Sienten curiosidad por nuestra cultura y cualquier pequeño detalle que les ofrecemos puede ayudarles.

El entorno del proyecto es espectácular. Te sumerges 100% en la naturaleza.
El entorno del proyecto es espectacular. Te sumerges 100% en la naturaleza.

 

¿Cómo fue vivir en la selva?

Desde bien pequeño, para mí era un sueño ir a la selva. Siempre la veía en documentales y películas. Creo que hay que visitarla y vivirla al menos una vez en la vida. Adentrarse en ella de la mano de un niño y descubrir sus frutas, animales y secretos es increíble.

¿Cómo es la gente del pueblo?

Solidaria y alegre. Creo que son los dos adjetivos que mejor la definen.

Daniel con algunos niños/as del proyecto y una de sus coordinadoras
Daniel con algunos/as niños/as del proyecto y una de sus coordinadoras.

¿Por qué recomendarías este viaje solidario?

En Santa Clara, al final los niños y niñas son tu familia y el cariño que te dan es difícil de olvidar. Me traje la mochila llena de regalos hechos con su gran imaginación y sobre todo de sonrisas. Es algo increíble lo que sientes cuando convives con ellos, y te das cuenta de lo poco que te hace falta para ser feliz.

¿Qué le dirías a alguien que duda en hacer un viaje de este estilo?

Además de la educación de los pequeños, combina cultura, naturaleza y deporte. Es una aventura que merece la pena vivir porque en mi caso considero que me traigo mucho más de lo que dejé. La experiencia te motiva a seguir viajando.

¡Cena de voluntarios y voluntarias!
¡Cena de voluntarios y voluntarias!

 

¿Qué es lo que más te gustó?

Los niños y niñas, su pasión ¡por el deporte, la imaginación y los activos que son! Además, me encantó la gente de la selva. Espero volver alguna vez en la vida. No es fácil describir con palabras lo que sientes en una zona del mundo increíble y con unas personas que te dan todo.

¿Y lo que menos?

¡Nada! Me gusto hasta el típico gusano que come…

Daniel colaboró en la escuelita solidaria de Iquitos del 4 a 20 agosto 2018.

Post a Comment