Top
Image Alt

5 actividades con animales que NO debes hacer en tus viajes

Voluntariado elefantes

5 actividades con animales que NO debes hacer en tus viajes

 

Mono en el centro de fauna rescatada de Bolivia.

Lo confesamos: cuando empezamos a viajar nosotras tampoco lo sabíamos. Veíamos a gente montando en camellos, o a elefantes pintados de colores en templos. Algo nos decía que aquello no estaba bien, ¡pero desconocíamos la terrible realidad que esconden estas prácticas! Después de más de 5 años organizado viajes solidarios, te contamos 5 actividades con animales a las que debes decir NO en tus  viajes.

 

1 Espectáculos con elefantes

Según el informe de 2017 de World Animal Protection, de los 2923 elefantes utilizados en 220 enclaves turísticos, tres cuartas partes sufrían condiciones inaceptables. Algunos de ellos viven encadenados durante día y noche, a veces con cadenas de menos de 3 metros.

Si ves un espectáculo con estos animales poniéndose de pie y sosteniéndose con sus patas traseras, debes saber que esconde prácticas crueles e inhumanas. Para entrenarlos, se somete a los elefantes a terribles castigos.

Otra acción antinatural para estos grandes mamíferos es bañarse con turistas. Esos baños son perjudiciales porque se pueden contraer enfermedades y porque generalmente en los sitios donde te puedes bañar con ellos (hay centros exclusivamente para bañarse con elefantes) los elefantes se tiran horas en el agua. ¡No lo permitas!

Esta ONG rescata a elefantes de la explotación en Tailandia
Esta ONG rescata a elefantes de la explotación en Tailandia

 

2 Animales en brazos

Seguro que os ha ocurrido. Haces una excursión a la selva o a un parque natural, y el guía te ofrece coger a ese animal tan entrañable. ¡No lo hagas! Tampoco te hagas selfies con animales en brazos. ¿Por qué? En muchos países donde hay un vacío legal, los bebés de animales son arrancados de los brazos de sus madres y de la selva para usar como reclamo turístico. Los viajeros y viajeras no pueden resistirse a cogerlos en brazos. Pero esos animales ya no viven ni podrán vivir nunca más en su entorno y, por supuesto, abrazar a turistas no entra dentro de sus hábitos naturales.

Nuestra ONG colaboradora en Bolivia también rescata a felinos.
Nuestra ONG colaboradora en Bolivia también rescata a felinos.

¿Qué ocurre con esos bebés cuando crecen? Muchos de ellos no sobreviven. Según World Animal Protection, los bebés de perezosos usados en las excursiones al Amazonas solo sobreviven 6 meses, mientras que los que viven en la selva duran hasta 30 años. Algo similar ocurre con los koalas en Australia.

¡Ojo también con los selfies y las redes sociales! No des la imagen de que estos animales son mascotas. Son lo que son: animales salvajes.

3 Nadar con delfines

Ya sea en piscinas o en el mar, ¡no lo hagas! No cojas sus aletas, ni les des besos ni los toques: ¡todo les perjudica! Tampoco vayas a ver sus espectáculos. Se entrenan a base de negarles comida. No están sonriendo: están hambrientos.

Echa un vistazo al documental The Cove si quieres profundizar en el tema.

No vayas a espectáculos de delfines. No sonríen: tienen hambre.
No vayas a espectáculos de delfines. No sonríen: tienen hambre.

 

4 Interactuar con felinos

Ya sea en templos, en safaris o en zoos: animales como tigres NUNCA deberían dejarse abrazar ni interacturar con los humanos. Recuerda el caso del Templo de los Tigres de Tailandia, que tuvo que cerrar porque se descubrió que los tigres no eran dóciles: los drogaban para agradar a las y los viajeros.

5 Acercarse demasiado o dar comida

¿Has viajado alguna vez a India? Si es así, sabrás que en muchas ciudades hay un problema grave con los monos. Están tan acostumbrados a que los turistas les den comida, que han dejado de tener miedo a los humanos. Es más: se acercan y a veces les atacan para conseguir alimentos.

Conclusión: si ves animales tanto en espacios naturales como en ciudades, obsérvalos desde lejos y nunca les des comida. Si lo haces romperás sus hábitos naturales y dejarán de buscar la comida en la selva para bajar a las basuras o robar a los turistas. Tampoco te acerques demasiado a ellos en los safaris: ¡déjales su espacio, míralos desde lejos, que ni siquiera se den cuenta de que estás ahí!

Un primate comiendo en el proyecto de Bolivia.

 

Un paso más: viaje solidario con animales

Y, si te gustan los animales y quieres dar un paso más, te animamos a hacer un viaje solidario a través de Tumaini a:

 

Post a Comment