Síguenos:    

Top
Imagen Alt

Mujeres viajeras de la historia: ¡su valentía nos motiva a viajar!

Mujeres viajeras de la historia: ¡su valentía nos motiva a viajar!

Mujer viajera
Viajar sola es posible. ¡Echa un vistazo a los viajes solidarios de Tumaini!

Rompieron prejuicios, sortearon peligros e incluso, a veces, tuvieron que hacerse pasar por hombres. Solo con un objetivo: recorrer el mundo. Os presentamos a cuatro mujeres valientes que viajaron en una época donde todo estaba prohibido. Sus historias nos invitan a coger la mochila y… ¡volar!

Mapa del mundo
El mundo con demasiadas cosas por descubrir, ¡haz un viaje solidario!

1 Egeria, ¿la primera viajera de la historia?

Era el año 382 d. C. cuando Egeria tomó la decisión: quería recorrer varios Lugares Santos y escribir un libro con sus experiencias. Era gallega. En aquella época todavía no existían las monjas, pero era una mujer consagrada a Dios. Viajó a Francia, Italia, Constantinopla, Jerusalén, Palestina, Egipto, Siria, la Mesopotamia y Asia Menor durante tres años. En su libro, Itinerarium ad Loca Sancta,¨cuenta cómo viajó a través de la red de vías de las legiones romanas, lo difícil que fue cruzar paisajes inhóspitors y cómo se alojó en casas de postas y monasterios.

Egeria es considerada la primera peregrina y viajera de habla hispana de la historia. Un relato de la época relata: “allí por donde iba los monjes, sacerdotes y obispos la recibían, guiaban y acompañaban como si fuera una celebridad. No le faltaban facilidades para moverse libremente y cuando se adentraba por lugares que podían resultar peligrosos era escoltada por soldados. Los peregrinos cristianos como Egeria pudieron viajar a tan lejanas tierras gracias a la pax romana y a la red de calzadas del Imperio romano”.

Imagen de Isabelle Eberhardt
Imagen de Isabelle Eberhardt.

2 Isabelle Eberhardt, vestida de hombre para ser libre

Fue una exploradora y escritora suiza de finales del s. XIX que vivió y viajó por el Norte de África. Estudió varios idiomas, entre ellos árabe, y se convirtió al islam. Desde pequeña ya prefería vestirse como un hombre para disfrutar de más libertad. Con 22 años, cuando su padre y hermano murieron, Isabelle decidió pasar el resto de su vida en África, explorando el desierto y haciendo del norte de Argelia su nuevo hogar.

Durante su viaje, Isabelle se vistió de hombre, se hizo llamar Si Mahmoud Essadi y se sumergió en la cultura árabe. De Argelia fue a Túnez y de allí viajó al Sahara, donde compró un caballo y recorrió el desierto como un  joven y fervoroso tunecino en pos de una búsqueda espiritual. A partir de ese momento, el caballo será su mejor amigo, su eterno compañero de viaje.

«Nómada fui cuando de pequeña soñaba contemplando las carreteras; nómada seguiré siendo toda mi vida, enamorada de los cambiantes horizontes, de las lejanías aún inexploradas, porque todo viaje, incluso en las regiones más frecuentadas y más conocidas, es una exploración», escribió Isabelle.

La periodista Nellie Bly dio la vuelta al mundo en tiempo récord
La periodista Nellie Bly dio la vuelta al mundo en tiempo récord.

3 Nellie Bly, vuelta al mundo

En 1888, con veinticuatro años, la periodista Nellie Bly le propuso a su editor que la mandara a dar la vuelta al mundo. Su objetivo era replicar el recorrido de Phileas Fogg, el protagonista del libro La vuelta al mundo en ochenta días, de Julio Verne, y hacerlo en menos tiempo que él. Bly relata en su libro lo que ocurrió cuando le comentó su plan al encargado de negocios de la revista: “Es imposible que lo hagas”, fue el veredicto terrible. “En primer lugar eres mujer y necesitarías un guardaespaldas, y aún si fueras sola tendrías que llevar tanto equipaje que te sería imposible hacer movimientos rápidos”. “Muy bien”, le respondí ella.  “Manden al hombre, yo saldré el mismo día desde otro periódico y le ganaré”.

El 14 de noviembre de 1889, Nellie se subió a un barco y comenzó su travesía de 40.000 kilómetros alrededor de la Tierra. Su equipaje era mínimo: llevó el vestido que tenía puesto, un abrigo, algunos cambios de ropa interior y un botiquín. Su presupuesto fueron doscientas libras que llevó en una bolsita atada al cuello. Durante el viaje pasó por Inglaterra, conoció a Julio Verne en Francia, cruzó el canal de Suez, y pasó por Singapur, Hong Kong, China y Jaón.  Hizo la mayor parte del viaje sola y rompió un récord mundial: regresó a Nueva York setenta y dos días después de haber salido.

Alexandra fue la primera europea en entrar al Tibet
Alexandra fue la primera europea en entrar al Tibet.

4 Alexandra David Neel, la primera europea en el Tibet

Fue una escritora franco-belga nacida en 1868. Durante su adolescencia ya había hecho varios viajes sola: a Italia, cruzando los alpes, a España en bicicleta, etc. Después de un viaje a India y Túnez, empezó a estudiar el islam y las culturas orientales. Esta pasión le llevó a regresar varias veces al continente asiático, donde conoció al Dalai Lama, en 1912. Fue la primera mujer europea en hacerlo. En 1924, visitó Lhasa, capital tibetana prohibida para los extranjeros.

Vivió 100 años y escribió más de 30 libros acerca de religiones orientales, filosofía y sus viajes.

Y tú, ¿te atreves? 

Si ellas lo hicieron, ¡tú también! Atrévete a viajar sola de forma solidaria. ¡Desde Tumaini te acompañamos! Durante la experiencia, harás voluntariado con una ONG de un país del sur, aprenderás de otra cultura y conocerás a otras personas que también decidieron dedicar parte de su viaje a mejorar el mundo.

Publica tu comentario

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

No tiene permiso para registrarse