Top
Image Alt

“Un viaje solidario enseña a nuestros hijos una realidad absolutamente desconocida”

“Un viaje solidario enseña a nuestros hijos una realidad absolutamente desconocida”

Viaje Solidario de María y sus hijos a Tailandia
Viaje Solidario de María y sus hijos a Tailandia.

Este verano, María de Santiago y sus dos hijos vivieron una experiencia que nunca olvidarán: un viaje solidario al centro de acogida de elefantes de Tailandia. Para ella, el voluntariado es una “experiencia formativa” para sus hijos, y está convencida de que es una “parte fundamental de su desarrollo personal”. ¿Cómo reaccionaron los peques al saber que iban a Tailandia a aprender a cuidar elefantes? ¡No te pierdas su entrevista!

¿Era el primer viaje a un sitio lejano que realizábais en familia?

No, ya habíamos viajado a Costa Rica, Kenia y Tanzania.

¿Cómo surgió la idea de realizar este viaje solidario?

Yo he hecho voluntariado durante muchos años aquí en Madrid y siempre he querido que mis hijos realicen esta actividad como parte fundamental de su desarrollo personal. Recibí un correo con info de la presentación de vuestros viajes en Madrid y allí fuimos a conoceros.
En el viaje solidario, se aprende a cuidar a elefantes que han sido víctimas de explotación
En el viaje solidario, se aprende a cuidar a elefantes víctimas de explotación.

¿Cómo recibieron la noticia vuestros hijos de que iban a participar en un proyecto con elefantes?

¡Encantados de la vida! Inicialmente pensamos ir a Bolivia al centro de recogida de animales, pero desde Tumaini nos aconsejasteis que no lo hiciéramos ya que son animales salvajes y podría ser peligroso. Nos reorientasteis al Santuario de elefantes de Tailandia y fue un éxito tremendo.

¿Creéis que es una buena experiencia para vivir en familia y para que la disfruten niños y niñas? ¿Por qué?

Hacer actividades solidarias solo por colaborar con una buena causa es una experiencia formativa para nuestros hijos de este mundo “desarrollado”.  A todos los participantes se les enseña una realidad absolutamente desconocida y se les sensibilizas con situaciones que nunca habrían imaginado.  Creo que es una manera de educar a nuestros hijos, que viven una vida acomodada y sin grandes problemas. Aprenden que hay otra vida muy diferente a la suya con circunstancias en muchos casos difíciles.
La experiencia fue todo un aprendizaje para los peques.
La experiencia fue todo un aprendizaje para los peques.

En el proyecto, ¿trabajabais todos juntos?

Sí, hacíamos todos las mismas tareas. Mis hijos eran los únicos niños pero eso no hizo que lo pasaran mal. Trabajaron y disfrutaron muchísimo en la misma proporción. Se sintieron parte del grupo de voluntarios en iguales condiciones que los demás. Hacíamos todo al mismo tiempo: despertarnos, trabajar, comer, descansar… ¡todo juntos! Aunque poco a poco ellos se fueron haciendo más autónomos y en los períodos de descanso se iban a investigar por su cuenta.

A la vuelta, ¿cómo contaban ellos su experiencia? ¿hubo algo que les sorprendiera?

Contaron lo mucho que habían trabajado con mucho orgullo y tienen millones de anécdotas muy entrañables y divertidas, pero ya sabéis que los niños viven el momento inmediato y que el pasado y el futuro son cosas un poco extrañas. Tienen un recuerdo muy positivo, ¡por eso queremos repetir!
Los hijos de María trabajaron como un voluntario más.
Los hijos de María trabajaron como un voluntario más.

¿Recomendaríais este viaje a otras familias?

Sin duda. Es fantástico, eso sí, no es para cualquier persona. Hay que estar dispuesto a ducharse con agua fría, comer comida buenísima pero vegetariana, pasar calor, dormir en un colchón donde se notan los muelles…¡y a currar mucho, mucho! Pero también es verdad que nadie te obliga, ¡curras tú porque quieres!
Junto con otros niños durante el viaje solidario
Junto con otros niños durante el viaje solidario.
María de Santiago viajó al centro de acogida de elefantes de Tailandia del 21 al 27 de agosto de 2017.

Comments

  • LaHeFe
    mayo 4, 2018

    Ese es mi proyecto para el verano de 2019, con mis hijos que tendrán 8, 6 y 4 años. No el de los elefantes en particular, sino un proyecto de voluntariado, probablemente en África. Vamos a aprender todos muchísimo, seguro.

    reply
  • Almu
    mayo 10, 2018

    Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    reply

Post a Comment