Top
Image Alt

¿Qué es un viaje solidario? 5 claves para entenderlo

¿Qué es un viaje solidario? 5 claves para entenderlo

Luís durante su viaje solidario en un santuario de elefantes en Tailandia. 

Muchos y muchas nos habéis planteado las mismas preguntas. ¿Qué es un viaje solidario? ¿Visitar una ONG durante mis vacaciones? ¿Hacer una donación? ¿Ser cooperante? ¡Te contamos qué entendemos por viaje solidario en Tumaini en 5 claves!

1. Un viaje solidario es un viaje a un país del Sur

Seguro que habrás visto programas de voluntariado e intercambio cultural en Europa, Estados Unidos, etc. y la mayoría ofrece experiencias interesantes. Pero, para Tumaini, hacer un viaje solidario significa conocer un país del Sur, es decir, que no ha alcanzado los niveles de progreso económico de los denominados “países desarrollados”.

¿Por qué? Porque queremos ayudar a pequeñas ONG de estos países a contar con personas voluntarias y con ingresos económicos para que sus proyectos sigan adelante. En la mayoría de los casos, se trata de organizaciones con pocos recursos, por lo que no pueden difundir sus proyectos ni gestionar personas voluntarias a nivel internacional. En Tumaini les ayudamos a hacerlo realidad.

Acabamos de lanzar un nuevo viaje solidario educativo a Camboya

2. Un viaje solidario es hacer voluntariado

De hecho, para nosotras la colaboración es la esencia del viaje. No se trata solo de visitar una ONG durante un día y conocer su labor. Consiste en formar parte del proyecto, aprender y dar apoyo en sus tareas diarias. Según la ONG, las personas que viajan colaboran en tareas como: refuerzo escolar, actividades lúdicas con niños y niñas, formación en idiomas a adultos, preparación de comida y limpieza de instalaciones en proyectos con animales, puesta a punto del huerto en ONG medioambientales, etc.

En algunos casos, los voluntarios y voluntarias solo darán apoyo a las personas responsables de las ONG. En otros, podrán dar ideas de actividades, o ofrecer sus conocimientos profesionales para un proyecto puntual (por ejemplo, un taller de higiene, enseñar a coser a máquina, sembrar un huerto o construir un pozo). Decide la ONG, que es quien conoce mejor las necesidades locales, en diálogo siempre con Tumaini.

En Boliva los y las voluntarias aprenden a cuidar de aves, primates y felinos. 

3. Un viaje solidario tiene una duración mínima

Es imprescindible para que la persona que viaja se adapte a la nueva realidad y conozca la problemática social a la que da respuesta la ONG (carencias en la educación pública, trabajo infantil, orfandad, tráfico de animales, etc.). Además, es el tiempo mínimo que un voluntario o voluntaria necesita para que su voluntariado tenga un pequeño impacto social en el país que visita.

En la mayoría de los viajes solidarios de Tumaini, la duración mínima es de dos semanas. La ONG, en colaboración con Tumaini, decide este tiempo mínimo de colaboración. En proyectos educativos es esencial, ya que las personas que viajan tienen que conocer y ganarse la confianza del alumnado. En las ONG con animales ocurre lo mismo: los elefantes, monos, tejones, etc. también necesitan días para adaptarse a las personas que colaboran. En los viajes solidarios medioambientales también es importante el compromiso durante cierto tiempo para que haya continuidad en las tareas.

Mientras los niños y niñas aprenden, sus madres trabajan en Varanasi.

4. Un viaje solidario ayuda a las ONG a ser autosostenibles

Porque, en la mayoría de los casos, las personas voluntarias se alojan y comen en el mismo proyecto. Así, todo el beneficio de su estancia recae en la misma organización y es una importante fuente de ingresos para ella.

En muchos casos, el proyecto gestiona una “casa de voluntarios”, por lo que los viajeros y viajeras conviven con personas de varios países. Eso enriquece todavía más la experiencia. Además, ¡suelen surgir importantes amistades! En otras ocasiones, las personas conviven con los fundadores de la ONG. De esta forma, el viaje se convierte en una inmersión total en la cultura y en una experiencia inspiradora, ya que se tiene la oportunidad de conocer más a fondo a personas que un día decidieron luchar por cambiar su realidad.

En Perú, los niños y niñas trabajan temas sociales a través del arte. 

5. Un viaje solidario es aprendizaje, no cooperación

Este punto suele crear mucha confusión. ¿Si participo en un viaje solidario soy cooperante? En Tumaini damos siempre una respuesta rotunda: NO. Un cooperante es una persona con una formación específica que colabora de forma profesional en un proyecto. En un viaje solidario, no se requiere un perfil específico y es una experiencia de sensibilización que suele durar entre dos semanas y un mes.

Cuando regresan, los viajeros y viajeras nos suelen decir: “me han aportado más ellos a mí que yo a ellos”. Y es cierto. Porque un viaje solidario es una experiencia de aprendizaje. Las personas voluntarias vuelven con nuevos conocimientos, desarrollan habilidades, conocen otras culturas, aprenden a adaptarse a nuevos entornos y formas de trabajar, etc. Por supuesto, las ONG también se benefician de su colaboración, y en Tumaini haremos todo lo posible para que ese beneficio sea el máximo posible. Pero debemos ser realistas y comprender que el impacto que puede tener una ayuda de dos semanas no puede compararse con el de un proyecto de cooperación.

Colaboración. Aprendizaje. Países del Sur. Convivencia. Intercambio. Amistad. Todo eso y más es un viaje solidario. Ahora ya lo conoces en la teoría, ¿te animas a vivirlo en la práctica? 🙂 ¡Estaremos encantadas de acompañarte en la aventura!

Educación y convivencia en el viaje solidario en la preciosa isla de Bali.

Post a Comment